Seleccionar página

La Sala I del Supremo nos recuerda la necesidad de que los hijos mayores de 12 años deban ser oídos en los procedimientos judiciales en los que se resuelva sobre su guarda y custodia.

El artículo 92.2 del Código Civil señala que el Juez deba adoptar cualquier medida sobre la custodia, el cuidado y la educación de los hijos menores, velará por el cumplimiento de su derecho a ser oídos, añadiendo en el apartado 6. que, en todo caso, y antes de acordar el régimen de guarda y custodia deberá oírlos cuando tengan suficiente juicio cuando se estime necesario. Por su parte, el artículo 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil -sobre el procedimiento en los procesos matrimoniales y de menores- establece expresamente en su apartado 4º, relativo a las pruebas que puedan practicarse, que si el procedimiento es contencioso y se estime necesario de oficio o a petición del fiscal, partes o miembros del equipo técnico judicial o del propio menor, se oirá a los hijos menores o incapacitados si tuviesen suficiente juicio y, en todo caso, a los mayores de doce años.

Y es necesaria esta exploración hasta el punto de que su omisión puede suponer la nulidad de lo actuado y la retroacción de actuaciones. Este es el caso de la sentencia dictada recientemente por el Tribunal Supremo (STS 157/2017, de 7 de marzo), dictada en un procedimiento de divorcio contencioso.

Diario La Ley.