Seleccionar página

Tráfico debe aplicar el margen de error de los cinemómetros para determinar la velocidad del vehículo multado.

Sentencia el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Pontevedra de fecha 18 de octubre de 2017.

Una multa de radar es algo a lo que todos los conductores nos exponemos en nuestro devenir diario. Debemos partir del respeto a las normas de circulación y al respeto a la legislación vigente. Pero somos conscientes de que una multa de radar es algo que a casi todos en nuestra experiencia como conductores hemos sufrido.

Pero también es cierto que en ocasiones vemos como el actuar de la Administración es claramente con un afán recaudatorio, y ello repercute directamente en nuestros bolsillos. Es por ello que debemos exigir el máximo rigor en la aplicación de la Ley a la hora de imponer las multas.

Ahí es donde, en el tema que hoy nos toca desgranar, tenemos que poner en evidencia una práctica realizada por la Administración en la determinación de la velocidad a los efectos de imponer una multa por exceso de velocidad. En ese sentido llevamos tiempo trabajando en recurrir aquellas multas de radar en las que no se aplican los márgenes de error aplicables a los sistemas de medición, tal como establece la normativa vigente, concretamente en la Orden ITC/3123/2010, de 26 de noviembre, por la que se regula el control metrológico del Estado de los instrumentos destinados a medir la velocidad de circulación de vehículos a motor publicada en el BOE nº 292/2010 de 3 de diciembre de 2.010.

Precisamente según esa orden, una vez que el sistema de medición que ha sido utilizado para establecer la velocidad a la que circula el vehículo (cinemometro), se procederá a aplicar el margen de error que establece la misma, y una vez detraído el margen de error se procederá a determinar la multa a imponer. Así, aunque aparentemente la tabla sancionadora recoge unos determinados márgenes de error, al menos al comienzo, no consta fehacientemente, en forma oficial, que realmente sirva para tener presentes los márgenes de error reglamentariamente reconocidos para el  funcionamiento de los aparatos radares con los que se capta el exceso de velocidad; motivo por el cual si los agentes denunciantes, o después el funcionario instructor del expediente sancionador, no los tienen presentes, puede suceder que se aplique, de entre las sanciones previstas para el exceso de velocidad en esa tabla, una más gravosa para el expedientado que aquella que debería corresponderle en términos estrictos de presunción de inocencia.

Así, un claro ejemplo es una multa de radar recurrida por la letrada que suscribe, Mª Dolores Salgueiro, en la que el cliente había sido multado por circular a 71 km/h en una zona de 50 km/h, en la que se le impuso una multa de 300 € y se le detrajeron 2 puntos. En vía administrativa se desestimó el recurso (es algo que la Administración desgraciadamente hace por sistema), teniendo que ir a la vía contencioso Administrativa para que se estimara la alegación realizada. Así, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº 1 de Pontevedra en procedimiento abreviado 95/2017 estimó la demanda presentada en los siguientes términos: “Estimo parcialmente el recurso contencioso seguido ante este juzgado como PROCESO ABREVIADO nº 95/2017 a instancia de Doña  XXXXXXXXXXXXXX contra la resolución de fecha XXXXXXXX que confirma en vía administrativa de reposición la resolución sancionadora de fecha 22.06.2016 dictada en el Expediente sancionador XXXXXXXXXXXXXX, por Centro de tratamiento de denuncias automatizadas de la Dirección General de Tráfico por la que se le impone a la recurrente una sanción de 300 € con detracción aparejada de 2 puntos al considerarle autora de una infracción del art. 52.1 del Reglamento General de la Circulación por “circular a 71 km/H “ en una vía con velocidad limitada a 50Km /h. Declaro dicha resolución no conforme a derecho y la anulo en lo relativo a la imposición de la sanción en la cuantía económica de 300 euros y la detracción aparejada de 2 puntos, debiendo entenderse rebajada la sanción al total de 100 euros sin detracción de puntos. Si los puntos hubieran sido detraídos deberán restituirse.”

Siendo la justificación de dicha estimación de la demanda: “En cuanto a la acreditación de que esos márgenes se tienen presentes con motivo de la calibración del aparato o, en su caso, en el momento en que los agentes lo instalan para su uso diario a fin de captar posibles infracciones en materia de velocidad máxima, que son argumentos habitualmente empleados por la Administración demandada en este tipo de asuntos, hay que decir que se trata de hechos que, aún pudiendo ser ciertos en la práctica, no se certifican, demuestran o justifican en ningún momento de la tramitación del expediente.
Aplicando el margen de error de -7 km/h( radar móvil en vías de menos de 100 km /h) la velocidad sería de 64 km/h Lo cual lleva a la estimación parcial del recurso con rebaja de la cuantía económica de la sanción al total de 100 euros y sin detracción de puntos.”

Si observamos detenidamente esta practica, que en la mayor parte de los casos no es recurrida por la persona que es multada, supone unos ingresos a favor de la Administración de manera indebida, y que en el volumen de multas que se generan cada día en nuestras carreteras supone una cantidad importante en su totalidad. Ello lleva a pensar que la Administracion, a pesar de tener conocimiento de la existencia de sentencias que invalidan esas multas y proceden a recalcular las mismas aplicando el margen de error, realiza dicha practica a sabiendas de los beneficios que le suponen para las arcas estatales.

Así es de destacar que también tenemos conocimiento de que por parte de algunas Administraciones, principalmente dentro de la Administración Local, Policías Locales, se está adoptando lo establecido en la Ley respecto de la aplicación del margen de error de los sistemas de medición de velocidad. Actitud que aplaudimos, porque precisamente quien exige el cumplimiento de la Ley debe dar ejemplo al aplicarla.

Es por ello que animamos a los conductores que han sido multados por un exceso de velocidad para que recurran la misma para el caso de que efectivamente no se aplique el margen de error a la hora de la imposición de la misma. Pues se están yendo muchos puntos y dinero indebidamente.

Mª Dolores Salgueiro Castro, I.C.A.A. de Pontevedra Colegiada nº 2323.